Lavanda en Maceta

En la actualidad el cultivo de lavanda se ha extendido a varios países. Esta planta se caracteriza por tener una gran cantidad de beneficios no solo para la salud sino para el medio ambiente, debido que nos ayuda con el proceso de polinización.

Si deseas cultivar una planta de lavanda en casa, te invito a leer el siguiente artículo donde podrás encontrar toda la información acerca de sus cuidados y las semillas que necesitas.

Cuidados de la lavanda en una maceta

Lo primero que te recomiendo es escoger que tipo de lavanda quieres cultivar, ya que, hay una gran variedad que incluye diversos colores y texturas. En este punto debes evaluar cuales son las más resistentes para la siembra en maceta.

lavanda en macetaDebes saber que, si decides cultivar tu planta de lavanda en una maceta, necesitarás escoger un contenedor adecuado y de gran tamaño porque esta mata tiende a expandirse. Es aconsejable que la maceta tenga una medida de 30 o 40 centímetros de diámetro.

En el caso de que la maceta sea más pequeña, la planta de lavanda no se desarrollará apropiadamente.

Otro aspecto importante es que el contenedor tenga una gran cantidad de agujeros para un buen drenaje.

Las macetas que son en barro o cerámica ayudan a que el agua sobrante se evapore con mayor facilidad, lo que beneficia el crecimiento y la salud de las raíces de nuestra planta de lavanda.

Una ventaja de la planta de la lavanda es que puede crecer en una maceta rápidamente produciendo capullos de un buen tamaño y siendo más fácil su cuidado.

La lavanda es una mata que necesita más de 6 horas de sol para que pueda desarrollarse en óptimas condiciones.

Las temperaturas muy bajas no son muy recomendables si posees una lavanda en jardín. Una gran ventaja de cultivarla en una maceta es que puedes trasladarla y moverla para evitar condiciones extremas con el tema del clima.

No todas las especies de lavanda son resistentes al frío. La lavanda inglesa y sus híbridos son los más recomendados para climas bajos.cuidados de la lavanda

Debes tener en cuenta que las plantas en maceta son siempre más susceptibles al frío porque sus raíces están menos aisladas que cuando están en el suelo.

Su cultivo es a partir de semillas o esquejes. Las cuales deben sembrarse en un suelo arenoso y ojalá con abundante materia orgánica que puede ser humus de lombriz, fibra de coco o compost.

Cuando la planta esté recién sembrada debe ser regada regularmente durante el verano.

Las plantas de lavanda en macetas necesitan agua en época de verano, ya que, se secan rápidamente y sus raíces tienen una cantidad limitada de suelo en el que buscar humedad.

La lavanda es una planta que no tolera el exceso de humedad, por esa razón se debe espaciar su riego y tener un buen drenaje.

Esta planta puede volverse leñosa y desgarbada, así que, para mantener sus flores compactas y atractivas, es mejor podarla anualmente a finales de la época de verano. Para esto hay que retirar los tallos gastados, las hojas y flores marchitas.

Semillas de la Lavanda

Un esqueje es un fragmento de planta que podemos usar para obtener un clon con las mismas características que la planta madre.

A partir de una planta que se encuentre un poco reseca, podemos sacar pequeños esquejes. Lo único que debemos hacer es seleccionar las partes verdes. Es necesario hacer este procedimiento con una planta que tenga floración tardía.

semillas

Las semillas las puedes encontrar en sitios especializados en plantas o también puedes dejar secar las semillas de las flores que tengas en casa.

Las semillas de lavanda pueden tardar hasta un mes en germinar, aunque a veces brotan en tan sólo 14 días. Su mayor amenaza son los hongos.

Otros Artículos Interesantes